Página dedicada al reconocimiento del ignorado ambiente agreste de la República Oriental del Uruguay.
Si respetas y queres lo "natural", aquí vas a encontrar las mejores imágenes y las instrucciones exactas para disfrutarlos.
Dunas de Valizas - Rocha

Para llegar a Valizas en del departamento de Rocha, solamente debe salirse de Montevideo por su parte Este, tomando por Avenida Italia o directamente por la rambla. Después de cruzar el arroyo Carrasco tan solo hay que seguir por la misma avenida (Giannattasio) hasta que en el kilómetro 96, después de ingresar al departamento de Maldonado, se toma la ruta número 9 que entronca con la cual veníamos transitando. Esta ruta nos llevará directamente hasta la ciudad de Rocha (distante unos 110 kms.). Cuando se llega a dicha ciudad ubicada sobre la izquierda de la ruta, se debe continuar un tramo más hasta tomar sobre la derecha la ruta 15, que nos llevará hasta el balneario de la Paloma. Transitamos unos 25 kilómetros, y antes de entrar a este balneario, se dobla a la izquierda tomando la ruta 10 y se sigue por unos 50 kilómetros hasta la entrada a Valizas, sobre la derecha de la ruta.

La suave brisa apenas si nos refresca mientras pisamos con dificultad las arenas infinitas de esta parte del Uruguay. Paso a paso, lentamente bajamos una duna, tan solo para subir otra, de repente una playa desierta aparece delante de nosotros. Tan solo el sonido del mar con su voz incomparable acaricia nuestros tímpanos, y una ola llega detrás de la otra, como hace miles y miles de años viene ocurriendo. Sin parate, sin descanso, llegan y se van, las arenas más allá forman un pequeño cerro llamado "de la buena vista". En sus laderas, rocas enormes le dan un toque especial al lugar, mientras en la cima las grandes piedras se amontonan. Juntas hombro con hombro, o simplemente una arriba de la otra esperan pacientemente a los visitantes. Mudas, pero no ciegas, vigilan este pequeño paraíso virgen que es delimitado por el arroyo Valizas, y la playa norte de Cabo Polonio. Dos islas formadas por rrocas permanecen inmutables a metros una de la otra, más allá, casi imperceptible a nuestra vista otra isla delimita el horizonte del océano Atlántico.

Llegando a Valizas, tan solo hay que recorrer en todo su largo la calle de entrada al balneario, hasta que las arenas de la playa nos impidan seguir avanzando. Comenzamos a sentir la arena rozando la planta de los pies, y miramos hacia nuestra derecha, ahí como grandes vigías emergen las impresionantes dunas de este lugar, Para llegar a ellas hay que cruzar el arroyo Valizas, y dependiendo de su caudal, podremos hacerlo simplemente a pie o en barcos alquilados por los lugareños. Desde Cabo Polonio el camino es más duro de recorrer, partiendo del faro hasta la primera playa de esta zona son unos 5 kilómetros de marcha.

Son tres generosas playas, salpicadas por rocas que van haciéndose más grandes a medida que escalamos el cerro. El silencio uniforme, la visión del cabo a la lejanía, y hacía el otro lado la playa del balneario de Valizas, son cosas que deben apreciarse. Un lugar solitario, hermoso, y con una estética única en nuestro país. Recomiendo visitarlo aunque sea una vez en la vida, no hay playstation, computadora, shopping, o galería que pueda reemplazar los lugares como este. El miedo cósmico que tan excelsamente describió el teórico ruso Mijail Bajtin espera por nosotros, para hacernos recapacitar contemplando, pero también para maravillarnos con su poder. No hay que olvidarse que a pesar de habernos construido nuestro propio medio ambiente de cemento y alquitrán, seguimos dentro de la naturaleza, porque en definitiva somos parte de ella. Y quién formando parte de algo apela a su misma destrucción, sin duda que terminara destruyéndose a sí mismo.

Lo Anti Natural
“Usted quiere a sus hijos, nietos, sobrinos, primos… ¿quiere a alguien más?
Controle su resentimiento, piense… la basura que hoy tira será la que los contaminara mañana. Sin un objetivo en común, no hay país que avance”. leer más...